A la búsqueda del Gran Prior

busqueda-gran-prior-fernando-alvarez-de-toledo 4.JPG - 234.99 KB

Consuegra, 14 de diciembre de 2015

Muy pocos conocen que un personaje muy destacado de la Historia de España de finales del siglo XVI, etapa en la que nuestra nación era la más poderosa del mundo, está enterrado en Consuegra, concretamente en el convento de monjas Carmelitas.

Nos referimos a don Hernando (ó Fernando) Álvarez de Toledo. Esta figura histórica que ha pasado algo desapercibida para los consaburenses e incluso para los historiadores residió con frecuencia en nuestra ciudad.

Don Hernando fue hijo natural y primogénito de don Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, III Gran Duque de Alba, además de otros títulos como Consejero de Estado de Felipe II. Por lo que respecta a nuestro Priorato de San Juan, fue Gran Prior de Castilla, por lo que propició la fundación de nuestro convento carmelita; según el padre Gabriel Casanova, en su Esbozo histórico de Consuegra, del año 1896: “Tuvo un gran amor a esta ciudad y trabajó incesantemente por su progreso y civilización”.

En su testamento ordenó que no le enterraran en el panteón de sus progenitores los Duques de Alba, si no en Consuegra en el convento de carmelitas. Fallecería el 21 de octubre de 1591 en Madrid, en plena gloria personal y militar. Aunque a fecha de hoy desconocemos el punto exacto de su enterramiento, ya que la iglesia original fue modificada por ciertas obras, sí que se conserva una inscripción que en su día, tuvo que estar ubicada junto al enterramiento del Prior. Dicha inscripción dice lo siguiente:

Ni este texto, ni los documentos del archivo del convento nos concretan el lugar exacto del enterramiento del Prior, aunque alguna crónica conventual, nos ofrece varias pistas sobre el posible lugar de descanso de don Hernando.

Aprovechamos estas líneas para agradecer a la Priora, madre María del Carmen de Jesús, el recibimiento que en las diferentes ocasiones nos ha dado y la confianza que ha depositado en nosotros y en nuestras investigaciones. En nuestro último Cuaderno de Historia y Cultura Popular, dentro del capítulo que habla del convento de carmelitas, ya hablamos de la figura histórica del Prior, del cual Francisco Domínguez Gómez y Jose María Prieto Fernández-Layos, valoraron en ocasiones como merecía.

En el citado cuaderno, lanzamos la propuesta de localización de los restos perdidos del Gran Prior, primero a la propia comunidad carmelita, que aceptó con entusiasmo la idea y después a nuestro Ayuntamiento, para solicitarles el apoyo económico. Nuestro actual alcalde, Jose Manuel Quijorna, se sumó al proyecto y en su afán de apostar por nuestro patrimonio histórico y cultural desde el primer momento en el que tomó su cargo, nos ofreció su apoyo y ayuda en esta búsqueda histórica y única en Consuegra en los últimos siglos. Nuestro alcalde, como expresó durante la presentación del segundo Cuaderno citado, desea poner en valor el patrimonio y la historia de nuestra ciudad no solo para hacerla llegar a todos y descubrirla, sino también para que sirva de motor de desarrollo turístico y cultural de la ciudad.

La búsqueda de los citados restos, se llevará a cabo mediante técnica de georradar o GPR (Ground Penetrating Radar), sistema electromagnético ampliamente utilizado para la detección y localización de elementos, formaciones y/o anomalías en el subsuelo, construcciones u objetos materiales. Es una técnica no destructiva que nos sirve para poder analizar y hallar posibles espacios ó huecos en las superficies sólidas, como paredes, cimentaciones, etc., y de ahí intentar ubicar el posible espacio que ocupe la tumba del Gran Prior.

Este trabajo, va a ser realizado por la empresa especializada “Geofísica Consultores”, concretando la búsqueda en dos zonas del convento: la sala capitular y unos de los muros medianeros del coro bajo con la iglesia, todo según los datos obtenidos en los documentos del archivo conventual que nos fueron mostrados este año con motivo del centenario de Santa Teresa de Jesús.

Sin tener garantías de un éxito total, asumimos este reto e investigación, sean cual sean los resultados, porque de una manera u otra, la información que obtengamos se divulgará y servirá para engrandecer nuestra historia y nuestro patrimonio, ofreciéndonos nuevos datos sobre la historia de este edificio del siglo XVI, ejemplo de construcción conventual típica del momento.

Igualmente contribuimos al conocimiento de las necesidades de las monjas carmelitas, que en ocasiones necesitan ayuda para el mantenimiento del convento, reparaciones, etc., que la comunidad no puede afrontar normalmente. Últimamente han tenido que recurrir a la elaboración y venta de dulces con lo cual van obtienendo algún beneficio. Por último daremos las gracias a la Concejalía de Cultura y a su concejal Jesús Romero que apoya este proyecto muy entusiasmado por las posibilidades culturales y turísticas de nuestra ciudad, y por los resultados que podamos obtener, y quien lleva apostando por nuestra cultura y patrimonio locales desde el primer día que tomó posesión de su concejalía, contando con los colectivos culturales de nuestra ciudad, los cuales estaremos dispuestos en todo momento a ayudar y trabajar con nuestra ciudad.

(*) Fuente: Artículo de Francisco Dominguez Gómez y José García Cano. Blog Consuegra. Cuadernos de Historia y Cultura Popular

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *