Unas 300 personas se manifiestan e Toledo para “salvar” las plantas de purines de Consuegra y Polán

manifestacion-cierre-planta-purines-febrero2014.jpg - 161.75 KB

23 de febrero de 2014

“No al cierre de las plantas de purines”; “No a los olores, sí a la planta, movilizate”; o “No es país para “cerdos”, sí al sector porcino” han sido algunas de las pancartas que se han portado en la manifestación convocada hoy en Toledo por la Sociedad de Ganaderos “La Carbonera” y la Asociación de Empresas para el Desimpacto Ambiental de los Purines, para exigir que no se aplique la reforma eléctrica que quiere llevar a cabo el Gobierno de Rajoy, ya que supondrá el cierre de las plantas de tratamiento de purines (orines y estiércol) ubicadas en Consuegra y Polán y la destrucción de unos 300 empleos directos e indirectos en la provincia de Toledo.

Esta manifestación se ha celebrado de manera conjunta con otras seis en otras tantas comunidades autónomas en las que se ubican las 29 plantas de purines existentes en España.

Unas 300 personas han recorrido diversas calles de Toledo, entre trabajadores de las dos fábricas de purines de la provincia de Toledo y propietarios de las 120 explotaciones ganaderas de porcino a las que da servicio sendas empresas, que llevan más de una semana con la actividad paralizada.

Granjas que están repartidas en 23 municipios toledanos: Consuegra, Madridejos, Urda, Mora, Manzaneque, Nambroca, Mazarambroz, Sonseca, Villafranca de los Caballeros, Polán, Guadamur, CasaBuenas, Gálvez, Cuerva, Totanés, Sonseca, La Puebla de Montalbán, San Martín de Montalbán, Yunclillos, Recas, Nambroca y Los Yébenes.

 Estos ganadores estiman que si se cierra las dos fábricas de purines la mitad de las explotaciones porcinas deberán cerrar, ya que tras cinco años de entregar los purines a las fábricas de Consuegra y Polán, que se encargan de su recogida, ni disponen de medios mecánicos para hacer esa labor, ni balsas suficientes para su depósito, ni una gestión privada alternativa para el tratamiento de estos residuos, unas 200.000 toneladas al año.

Un acto de protesta al que ha asistido también el alcalde de Consuegra, Benigno Casas; muy preocupado por el impacto que tendrá el cierre de la planta de purines en la economía de su localidad, ya que además de dejar a 50 trabajadores en la calle, entre empleo directo e indirecto, acaba con una de las actividades económicas más dinámicas del municipio, junto con el turismo.

Casas ha solicitado una entrevista con la consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, para pedirla que el Gobierno de Cospedal se implique directamente para conseguir que el Ejecutivo de Rajoy rectifique y no apruebe un Real Decreto, por el cual se reduce un 40% la prima que reciben estas empresas por cada kilovatio generado con el tratamiento del purin y, además, con carácter retroactivo desde julio de 2012.

Una decisión que, según el sector, lleva directamente a la quiebra y al cierre de las 29 plantas de tratamiento de purines ubicadas en España, entre ellas, las de Consuegra y Polán, generando un importante problema medioambiental en el país.

Fuente:

icono-elporvenir.png - 14.55 KB 

Noticias relacionadas publicadas en Web Municipal de Consuegra:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *