Entradas

En las postrimerías del siglo XIX, en el corazón de la mancha toledana, nos encontramos ante una Consuegra rural y campesina, arraigada en unas tradiciones puramente manchegas, que ni los avatares de la historia y ni la bravura de las aguas del río Amarguillo, han podido borrar de la conciencia colectiva.

Tras las paredes de adobe, de una calle cualquiera de la localidad, la vida de los vecinos transcurre lenta y tranquila, pero a la vez, cargada de vivencias, anécdotas y chascarrillos que definen la personalidad de sus moradores.

Leer más